El Festival de Cante Grande honró la memoria del poeta y flamencólogo Ricardo Molina

El Festival de Cante Grande honró la memoria del poeta y flamencólogo Ricardo Molina

15 Ago 2017
  • Homenaje al poeta y flamencólo Ricardo Molina
    Homenaje al poeta y flamencólo Ricardo Molina

La 51 edición del Festival de Cante Grande “Fosforito” celebrado la noche del 14 de agosto, que congregó en el patio del colegio Agustín Rodríguez a más de 1.600 aficionados, estuvo dedicado al poeta y flamencólogo Ricardo Molina al cumplirse el centenario de su nacimiento, reconocimiento “a uno de los pontanenses más ilustres de todos los tiempos, al reunir en su eminente personalidad tres de las señas culturales más preclaras de Puente Genil: La Poesía, la Semana Santa y el Flamenco”, palabras que pronunciaba el flamencólogo Juan Ortega momentos antes que se iniciara el espectáculo.

En un sencillo acto protocolario el alcalde, Esteban Morales, hizo entrega al sobrino nieto del homenajeado, Antonio Sánchez Molina, de un cuadro enmarcado del cartel del festival en presencia de Antonio Fernández Díaz “Fosforito”; del delegado territorial de Cultura, Francisco Alcalde, y de la concejala de Promoción del Flamenco, Lola Gálvez.

Con un escenario que recordaba al poeta, obra de Mario Quero, abrió la noche Arcángel, acompañado por la guitarra de Miguel Ángel Cortés, que hizo cantes por alegrías, soleares, fandangos y tientos, entre otros; a la que siguió Argentina y la guitarra de José Quevedo con medias granaínas, seguiriyas, soleá por bulerías y fandandos, finalizando la primera parte José Mercé y la guitarra de Antonio Higuero, con soleares, alegrías, bulerías y su afamado “Aire”.

El baile de la pontana Rocío Moreno, con un magnífico cuadro flamenco, “honró a su pueblo con esa apoteosis estética de belleza, de ritmo y compás”, en palabras del presentador, actuación que dio paso a unos minutos de descanso.

A continuación, el turno fue para la voz valiente de Raúl Alcántara “El Troya”, junto al toque de Juan Marín, con cantes por fandangos, soleá y un martinete a capela que aplaudió el público asistente, al que siguió el pontanés David Pino y la guitarra de Gabriel Expósito, quien cantó por soleá, caracoles y seguiriyas, finalizando las actuaciones a las cinco de la madrugada Rancapino Chico con soleá, alegrías, tientos y fandangos.

Categorías: 
Flamenco
2017

Atrás